Archivo por meses: marzo 2021

¿Villacís es el futuro de CS?

Etiquetas:

Categoría: Política

Quédate con esta foto! A este analista político con 25 años de experiencia como periodista y más de 14 como jefe de España en los periódicos del Grupo Promecal a veces le salen los pronósticos.

Vaya por delante que Edmundo Bal me cae bien. Es un gran tipo con quien tuve la suerte de tomarme un café con Melchor Miralles en el Palace poco antes del ‘minifin del mundo’. Podía haberse hecho rico explotando su historia (degradado por el Gobierno por su lucha implacable contra el procés), pero decidió, gracias a Albert Rivera , hacer carrera política.

Pero la evidencia es la evidencia. El pasado domingo, Begoña Villacís (que le ayudó mucho en su entrada en la res publica) le sopló tres palabras, ‘Policía Local’ y ‘Barajas’, para responder a una pregunta incómoda. Y 24 horas después declaró, como si fuera la número uno de la lista, que no van a pactar con Gabilondo e Iglesias. Y yo me pregunto: Por qué no ha sido ella cabeza de cartel? Supera por goleada en telegenia y experiencia en la Comunidad al diputado, quemado por dejarse partir la cara por la prórroga del estado de alarma y por ‘lo’ de Murcia.

Me comentan que se lo ofrecieron y dijo nones. Está muy cómoda como teniente alcalde de Madrid. Mala compañera y subordinada. “La ideología de Villacís es Villacís”, me comenta una antigua colaboradora suya, que añade: “En Legálitas tenía la jeta de ponerle caritas a más de un compañero para pedirles expedientes que habían llevado un caso similar al suyo. Es una Barbie de la política”. Armas de mujer.

Y precisamente esas armas (se cargó a muchos de sus colaboradores en sus comienzos) son las que le pueden ayudar para liderar Ciudadanos en menos de un año… o bien pasarse al PP de su amigo Almeida. O las dos cosas. Esa es la opción más probable.

Suena a ciencia ficción pero no lo es, sobre todo porque Ciudadanos se ha convertido en una película de serie B, con giros en la trama que solo pueden firmar los guionistas más incapaces.

Veamos. Si ahora mismo los naranjas coquetean con el 5% y en campaña siempre pierden fuelle y más en una guerra de frentes, pongámonos en que fracasan y no entran en la Asamblea. Arrimadas posiblemente se iría o quizás dimitiría en otoño, cuando creo que habrá generales si Ayuso se ve obligada a pactar con Vox y meterlo en el Gobierno (la foto de Colón se quedaría en pañales).

En ese escenario la madrileña estaría en el selecto grupo de dirigentes inmaculados por la prórroga del estado de alarma y ‘lo’ de Murcia… Y la Comunidad de Madrid. Y encima está en la cúpula tras mucho protestar. Blanco y en botella.

Muy posiblemente, si Arrimadas se fuera, se presentaría a liderar Ciudadanos y lo lograría. Si el partido siguiera en picado y fuera irremediable la absorción del PP, no es lo mismo negociar su incorporación siendo presidenta de los naranjas que mera teniente de alcalde de Madrid.