III. Sé humilde

Todo son ventajas. Los prepotentes y soberbios te minusvaloran y muestran sus puntos débiles.

Yo hago caso a mi amiga Pilar: HU-MIL-DAD Y si resulta que tú eres el-la creíd@? Duraré poco… Y tú también. Tuve un cliente muy prepotente (no figura en mi CV) que decía que él era la ciudad donde se presentaba (muy triste), que cierto experto de primera línea con el que le puse en contacto y que se ofreció a ayudarle gratis no tenía ni puta idea de su ciudad ni de él (sic), que mejor que él no se conocía nadie para su vídeo promocional, que necesitaba a un buen experto en RRSS en vez de asesor, etc, etc, etc.

Ni qué decir tiene que esa fulgurante estrella se estrelló. Y mira que gozaba de carisma, atractivo físico, preparación, contactos….

Yo le plagio a Alfredo Urdaci con una frase impagable: “Los sobrados van al cubo de las sobras”.

Hay otra frase genial de ‘Armas de mujer’… “Nunca quemes tus naves. El capullo de hoy es el magnate de mañana.”

Sin ir más lejos, en el PP, los dinosaurios de la comunicación Pedro Arriola y Carmen Ramírez Castro rechazaron a Iván Redondo porque no querían “vendedores de corbatas”.

De propina, querid@ futur@ asesorad@, te paso estas píldoras de coaching y te invito a que veas la película….

Siete frases de Armas de Mujer que son siete lecciones de coaching.