Besos de leprosa

Besos de leprosa

Categoría: La vida

Ignoro si eres feliz como dices, ojalá sea cierto y seas feliz cómo, dónde y, aunque me rompa por dentro decirlo, con quien sea.

Ignoro qué tendrá él que no tenga yo. Sí, soy así de crío, cuarentón con pataletas de bebé porque esto de vivir a veces resulta irracional y caprichoso. Ya sé que no encuentras porque no buscas. Eres independiente, una superwoman. Te bastas y te sobras. Intimidas (pero a mí no). Es lo que tenemos los supervivientes y los que llevamos coraza. O al menos pretendemos llevarla. Y los que no tenemos nada que perder porque ya lo perdimos todo.

Ignoro si tus labios seguirán tan resecos como la última vez que los probé o como cuando me dejaste. Solo podré decirte que fueron los besos más maravillosos de mi vida, que te los llevaste en un tren y nunca más volvieron.

Ignoro qué es el amor. Amo el amor sí, pero también creo en los amores de otoño. Son los verdaderos, los que ven una puesta de sol que empieza y no saben cuándo termina.

Ignoro por qué no me diste una oportunidad, una carga y dos.

Ignoro por qué un día dejé de luchar por ti. No fue porque tirara la toalla. No, yo soy el puto James J. Braddock, ‘Cinderella Man’, el hombre que no se dejó tumbar.

Ignoro si tienes memoria.

Ignoro si me estás leyendo.

Ignoro tantas cosas. Lo único que sé es que eres mi musa y que tienes labios de leprosa.

(Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia)


1 comentario

Eva Zarraluqui Mestres

1 septiembre, 2019 en 9:28 am

Me ha encantado👍👏

Deja un comentario