Objetivo: demoler Ciudadanos

Objetivo: demoler Ciudadanos

Categoría: Política

Hoy han salido en El País y La Vanguardia dos encuestas que pronostican una subida importante del PP y PSOE, una bajada pequeña de Podemos y Vox y una debacle de Ciudadanos, que podría perder veintitantos diputados, con una sangría a izquierda y derecha.

Iván Redondo es un genio. Tiene toda mi admiración. Y lo curioso es que el valido de Pedro Sánchez no ha estudiado marketing ni muchas cosas que se exigen a los asesores por parte de la mayoría de los gerifaltes de los partidos, obsesionados con la titulitis. Como si eso fuera sinónimo de éxito, cuando es la propia vida la que te enseña a pelear en el fango, a tener malicia, picardía, sentido común y, sobre todo, psicología, la justa para ser un buen observador y conocer muy bien el mundo que nos rodea y su gente (nuestro público objetivo), así como buscar los puntos débiles del rival, desquiciarle y machacarle. Porque todos los tenemos.

Cuestión bien distinta es que critiques las consecuencias del eficaz trabajo del vasco. A bote pronto, dos adelantos electorales (con el grave perjuicio que eso implica económica e institucionalmente para el país) con Ciudadanos en el foco.

El primero (28-A) a cuenta de la famosa Foto de Colón de febrero. Estoy convencido de que los liberales estaban más cerca del sorpasso al PP de lo que creen. En Andalucía podían haberlo logrado en diciembre pasado (una encuesta del PSOE-A con la que me hice un mes y medio antes así lo acreditaba) pero la acertadísima campaña a Rivera y Arrimadas (el origen del Big ticket) no fue suficiente. Pero Colón hizo muchísimo daño… Valls, perro viejo, lo detectó de inmediato y no subió los escalones. Y es que los españoles somos de símbolos, fotos, eslóganes, formas y muy poco de leer. Por eso mismo yo, si fuera CS, me pensaría muy mucho acudir al debate a cinco de RTVE porque no faltarán los trucos de cámara en los que salga el ‘trifachito’, término tan humorístico como demoledor. Y es que la batalla de la risa la tiene ganada la izquierda desde siempre.

El segundo (10-N) tiene unos sólidos cimientos y no son solo los de la historia de amor-odio-metadatos entre Sánchez e Iglesias. No, son los pactos que surgieron de los comicios municipales y regionales del 26-M porque… alguien se cree que fueron colocados un mes después de las generales por azar? El antiguo consejero del PP (Rajoy, Monago, Basagoiti y Albiol fueron sus más que satisfechos clientes) sabía perfectamente que, por inercia, los buenos resultados de las generales se repetirían en mayo, y que la fórmula andaluza se daría de nuevo en diferentes Gobiernos regionales y municipales, y en cuantos más, mejor.

Un dato revelador: Casado dijo que los socialistas no ofrecieron entrar a CS en los hipotéticos Ejecutivos que se formaran… Igual no le parecía mal a Redondo que se perdieran determinadas plazas importantes. Sacrificar una reina (Madrid) por el rey merece la pena para este enamorado del ajedrez.

Poesía y ajedrez. Esas son las claves. La política es un juego de estrategia, un teatrillo, sin más. Este verano, en la playa, una amiga muy indignada me tachó de frívolo por decir eso. Pero es la verdad. En cuanto a la lírica, es poner el corazón a todo lo que haces, ser auténtico o, mejor dicho, transmitir esa imagen. Y Sánchez lo logra. Se nota la mano de Iván el terrible. Descoloca.

Recuerdo cuando hace años presentaba en las teles del Grupo Promecal (en las dos Castillas y Navarra) un programa de cine. No tenía ni puñetera idea del medio, metía mucho la pata, pero llegamos a estar en prime time. Un jefazo al que quiero mucho y me asesoraba me decía: “Independientemente de cuál sea el resultado final, transmites la imagen de que crees en lo que dices, y eso no es nada fácil”. Ahí está la clave de todo. En el trabajo, en el amor, la política…

Y hablando de tele… Yo si fuera Rivera no iría a TVE porque en el debate a cinco -una bendición para Sánchez que acuda al fin Abascal, que montará un numerito antológico- realización hará trucos de cámara para que salgan los del ‘trifachito’… También sabemos que en uno de los bloques, el de los pactos -y no pactos-, Casado irá directo al hígado de Rivera con el España Suma, el regalo envenenado que va calando gracias a periódicos afines (tira de hemeroteca) y con el que castiga a CS y Vox.

TVE pondrá toda la carne en el asador y a su jefa, Rosa María Mateo, que sigue pese a todo, no le temblará su maltrecho pulso para bordear la ilegalidad como hizo hace cinco meses.

Me fío del moderador, Xabier Cortes (le dio mil vueltas a Ana Pastor, a la que se le vio el plumero, y cía en las pasadas generales), pero no de realización, la todopoderosa realización.

Si eres medianamente observador ya puedes desconfiar si te apartan, como hizo el ente público la semana pasada, de los cara a cara con Sánchez, donde tienes mucho que ganar, y con Casado, justo lo contrario, al tiempo que se consagraba el bipartidismo con un duelo maquiavelicamente elocuente entre el palentino y el madrileño.

El papel de los medios será más importante que nunca, máxime en una campaña tan corta. Nunca se vio tan claro el bipartidismo mediático (Podemos también tiene buenas migajas, no así los naranjas) ni la encubierta alianza entre Sánchez y Casado. España se la juega con una posible vuelta al bipartidismo, que de momento es mediático. Ayer, en un editorial de un medio amigo del líder popular, se cantaban las maravillas de ese mapa político. Qué pena que no hablara de la corrupción con pactos político-judiciales, de la bajada de pantalones ante los nacionalistas (de aquellos polvos…)!

Ahora habrá que esperar qué decide el actor clave en estos comicios, que no es Errejón aunque se piense así (puntilla de Iglesias y aliado de Sánchez). Necesitará Rivera audacia, golpes de efecto y sobre la mesa, buenos fichajes (alguien que suscite simpatías en el centro centro izquierda), positividad (al estilo de la película ‘No’) no centrarse solo en Cataluña y Bildu o en si Redondo no pega ni sello (por su enchufe en Correos)…

Si haces cosas diferentes tendrás resultados diferentes. Y eso no solo lo decía Albert Einstein, también mi abuela Antonia.

Y un Iván Redondo solo se neutraliza con otro. Eso no lo decían ellos.


Deja un comentario