El PP ficha a su periodista-portavoz-tertuliano-palmero-politólogo-analista de La Sexta

El PP ficha a su periodista-portavoz-tertuliano-palmero-politólogo-analista de La Sexta

Etiquetas:

Categoría: Política

Parece que hay partidos que saben valorar que los periodistas podemos cruzar la línea, pasarnos al ‘enemigo’ y ponernos delante de las cámaras y las grabadoras, para hacer de España un sitio mejor.

Eso acaba de hacer el PP con Pablo Montesinos, tertuliano talentoso y al que recuerdo en el programa ‘Al rojo vivo’ de La Sexta adelantando exclusivas del PP tras consultar un móvil que no dejaba de encenderse y apagarse, y que usaba de forma discretamente compulsiva como mi sobrino Julio mientras sus compañeros hablaban. O incluso él mismo.

Va a ser cabeza de cartel en Málaga para las generales. Es de Almería, plaza desde la que ya no saldrá otro comunicador, Rafa Hernando, bulldog del PP que a menudo causaba bochorno como portavoz en la Cámara y ayer más por sus mezquinas declaraciones sobre el asesinato de dos niños a manos, presuntamente de sus padres, en Godella. Él representa la vieja política, la que se va.

https://www.elespanol.com/social/20190315/polemico-tuit-hernando-crimen-godella-izquierda-pancartera/383462496_0.html

Estaba muy bien enterado el tocayo de Casado de todo lo que pasaba en Génova, y casi no me hubiera sorprendido su fichaje de haber ganado Soraya las primarias. De hecho, en el Gobierno Rajoy sus fuentes eran las mejores. O la mejor.

Es listo el andaluz sin acento y con ojos atípicamente azulones, y de sobra sabe que, salvo excepciones como él e Isabel Díaz Ayuso en la Comunidad de Madrid, la amistad entre un político y un periodista es tan sincera como la de un camarero y su cliente.

Pilar Cernuda escribía esta semana que los partidos de ahora demandan piquitos de oro, guap@s, con telegenia…. En fin, luego nos quejamos (y con razón) de l@s chic@s del tiemp@.

Aprovecho para contar una anécdota impagable que me ocurrió cuando estaba charlando con grabadora apagada con una alta dirigente de Ciudadanos…

-¿Por qué sois todos tan guapos, tan pijos, tan JASP (jóvenes aunque sobradamente preparados, o eso decía el anuncio de un coche)?
-No, no, ahí tienes a Juan (Marín, el actual vicepresidente de Andalucía), es comerciante.

Pero volvamos a lo que estamos. Una legión de trolls y no tan trolls atacan a Montesinos por habérsele visto el plumero cuando hablaba emocionado, casi llorando, del PP (como yo ante los pucheros que hacía mi santa madre), al que apenas atacaba y mucho defendía. Pero a fin de cuentas era tertuliano. Como el abuelo Pérez Henares, que, según algunos malnacidos, es un clon del entrañable personaje de ‘el jueves’ Martínez el facha.

Otra cosa distinta sería que fuera el conductor de un programa, como Carlos Herrera (dicen que casi se presenta a alcalde de Sevilla por el PP, a ver si ahora Rivera le convence…), Ana Pastor o García Ferreras (soy fanático de este fanático). Pero no hay problema para este periodista de mesa de camilla (calificativo que un día le solté a la encantadora Elisa Beni, a la que me negué a entrevistar después de pedirle cita y tratarme como me trató).

Recuerdo hace muchos, muchos años cuando José María García atacaba con saña a su antiguo amigo del alma y compañero de profesión Luis Herrero por unirse a las listas del PP para las europeas de 2004. Le habló de ciertas lentejas de no sé qué marca, pero debían ser una jartá de caras porque el castellonense, según el butanito, vendió su alma por ellas.

Herrero volvió a los micrófonos como si nada. Y así tiene que ser.

Cayetana, ‘la chica faes’

Cayetana Álvarez de Toledo.
Foto: Wikipedia Commons.

También es de destacar la experiencia vivida por la experiodista de El Mundo y hasta ayer tertuliana de Esradio Cayetana Álvarez de Toledo, que hoy será designada cabeza de cartel en Barcelona por el PP para las generales. Aznarista recalcitrante y ‘chica faes’ tuvo los ‘decretos’ (Casado dixit) de romper su acta de diputada en octubre de 2015 tras criticar públicamente a Rajoy y reclamar un nuevo liderazgo en el partido. Desgraciadamente, es más conocida por el ‘No te lo perdonaré jamás, Manuela Carmena, jamás’ por la desastrosa cabalgata de Reyes de 2016 en Madrid que acudió a ver con su hija de seis años, que se quedó la pobre en estado de shock y le dijo: “Mamá, el traje de Gaspar no es de verdad”.

Cosa distinta es que tengas el carné de periodista y a la vez el del partido, algo que considero inmoral, y que creo que debería estar prohibido.

Luego está el tema de los periodistas que, en pago por los servicios prestados (no todos, ojo), son contratados como tertulianos (con posibilidades de seguir el camino de Montesinos y hacer carrera) en TVE , RNE, canal sur, telemadrid y todos estos canales progubernamentales que deberían desaparecer….

En cierta ocasión, un periodista contrastado que llevaba tiempo sin salir en el canal 24h me preguntó con insistencia cuándo iba a publicar una entrevista que le hice sobre una biografía que había firmado sobre una antigua y poderosísima dirigente del Gobierno de Rajoy. Parecía que le iba la vida en ello. Semanas después, al ver la tele (canal 24 h y una privada, de propina, que el tour es completo), comprobé que, efectivamente, le iba la vida en ello.

La integridad de Germán Yanke

La cara opuesta la vi con mi amigo Germán Yanke, que nos dejó lo mejor de su legado en Youtube. Arenas le recomendó -enchufó- o como se diga en los informativos de la noche de Telemadrid.

Tenía pegado en las reuniones a dos lapas del Gobierno de Aguirre, que no le dejaban tranquilo ni a sol ni a sombra. A mi admirado y llorado periodista se le empezaron a hinchar los decretos, sobre todo, cuando tras un encuentro de la lideresa con la madre de Sandra Palo, le tuvieron que dar a la expopular siete minutos y a la pobre señora, que era la protagonista, medio.

Y ya el remate fue la mítica entrevista, en octubre de 2006, que le hizo presentar su dimisión 24 horas después a este dandy de la moda, la literatura, el periodismo y la vida; un LIBERAL.

Germán no se vendía ante nada ni ante nadie, y no creo que hubiese dado el paso a la política. Seguro que hubiese recurrido a su querido Groucho Marx y su “Nunca pertenecería a un club que admitiera como socio a alguien como yo”.

En fin, toda la suerte del mundo para Pablo Montesinos, si es que con su nueva vida el país va a ir a mejor, y si es capaz de demostrar que los periodistas podemos aportar a la ‘res publica’ más que entrenadores de baloncesto, cómicos, actores, deportistas animalistas, ‘hermanos mayores’ y cadáveres politicos.

Puede haber sinergias interesantes y siempre en aras de la sacrosanta libertad de expresión. O convertirse en las lapas de Telemadrid, que me dicen que siguen vivas. Como en el resto de cadenas ‘públicas’…

Yo, por mi parte, siempre pensaré que los periodistas somos capaces de hacer mucho bien y mucho mal, y que en política esto se multiplica.

Que mi abuelo Domingo fuera uno de los impulsores del Partido Comunista de Puerto Sagunto y mi tío Pepe concejal del PSOE en Rota me hace pensar que llevo la política en la sangre, que puede que eso sea realmente lo mío, para lo que me llevo preparando toda la vida.

Pero, desgraciadamente, no es suficiente el ADN, la ilusión, ser notario de la realidad (esto es, periodista), tener muchos contactos (altos y, sobre todo y por encima de todo, bajos, los del pueblo llano y humilde), ideas, memoria política (con una maldita hemeroteca en la cabeza), idealismo (esta malpagada profesión así lo exige), capacidad para conectar con la gente y ridiculizar, debatir y discutir con el adversario, y siempre, siempre con el deseo de buscar la verdad.

Así que, compañeros (Ayuso, Álvarez de Toledo y Montesinos), demostrad que se puede contar con nosotros, que los periodistas tenemos mucho que decir y, sobre todo, aportar. Y, sobre todo, para hacer de esta España un sitio mejor.

PD

Por cierto, se quejaba Cayetana Álvarez de Toledo hace cuatro años, en una carta pública a Rajoy, días antes de dejar el Congreso y la cúpula del PP, de que mataba al discrepante.

Seguro que más de un sorayista podría plagiar a lo Sánchez el título de esa carta pública…. ‘Lo que me habría gustado decir, presidente


Deja un comentario