Por el bien del PP y de España… Váyase, sr. Casado

Por el bien del PP y de España… Váyase, sr. Casado

Etiquetas:

Categoría: Política

«¿Lo oyen? Es el silencio». Con esas dos frases, el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, protagonizó uno de los momentos más recordados y surrealistas de la campaña electoral (había música de fondo) el del minuto de oro del primer debate. Lo que no podía imaginarse el catalán es que eso era lo que iba a imperar en Génova en la medianoche del pasado lunes, en una noche de cuchillos largos que queda aplazada hasta dentro de cuatro domingos, que es cuando se celebran comicios municipales, regionales y europeas.

Y es que el PP se ha quedado en 66 escaños, dejándose en menos de tres años la friolera de 72 diputados y 3,6 millones de votos. Es la peor marca registrada por los conservadores, ya que ni la AP de Manuel Fraga obtuvo un resultado tan bajo en 1982 (107) y 1986 (105). Cuando se produjo la refundación con José María Aznar y pasó a tener las siglas actuales, el Partido Popular consiguió 107 asientos. Habría que remontarse a los tiempos de la UCD, con la Coalición Democrática de Fraga, para ver un descalabro mayor (10).

Las causas para analizar esta debacle son muchas: un líder sin tirón, un equipo a su gusto que no entusiasma y con ausencias importantes, unas bases divididas, una campaña mal planificada con errores de bulto en algunos mítines -el palentino abrió la puerta a Vox al Gobierno el último día de campaña- y desayunos informativos -se lió anunciando por error que bajaría el salario mínimo de 900 a 850 euros-, unos debates que pudieron haber estado mejor trabajados, el tsunami Vox, los viernes sociales de Sánchez, el escaso tiempo -nueve meses- que lleva a los mandos el popular…

Pero Casado, demostrando sus dotes como orador, vio claro el diagnóstico, no haciendo un mínimo ejercicio de autocrítica, y culpando de todos sus males a… Vox y Ciudadanos, a los que reprochaba «si había valido la pena ese enfrentamiento con el PP». Fue entonces, como si estuviera en un debate, cuando puso el ejemplo de Navarra y la coalición UPN-PP-Cs.

Pero la fragmentación de la derecha no puede explicar que el bloque conservador haya pasado de tener 137 diputados a 65, del 33 por ciento de los votos al 16,7, y de que haya perdido en feudos tradicionales como Castilla y León, La Rioja, Comunidad Valenciana y Galicia. No ha ganado en ninguna región, dado que en Navarra no acudía a las urnas en solitario.

Cuando el pasado 21 de julio ganó las primarias del PP a Soraya Sáenz de Santamaría, con el apoyo fundamental de María Dolores de Cospedal, el palentino garantizó que con él el PP ganaría, que estaría más unido que nunca.

Y lo cierto es que no solo varios millones de papeletas migraron a Vox o a Ciudadanos. También dirigentes, como el exministro José Ramón Bauzá o el expresidente de la Comunidad de Madrid Ángel Garrido a los naranjas o uno de los pesos pesados de Esperanza Aguirre, Íñigo Henríquez de Luna, al bloque de Santiago Abascal, que fue el que rompió el carné y creó un partido que le ha hecho mucho daño. «Yo me he pasado a Vox porque Pablo no cumplió lo que prometió. Ha metido a sus amigos, como Isabel Díaz Ayuso (candidata madrileña)», comenta José Luis, que formó parte de la candidatura de Casado, cuyo gran error fue pensar que lo sucedido en Andalucía tendría su reflejo el 28-A, cuando allí se pudo ver otro derrumbe de los populares.

Mientras, en Vox celebran por todo lo alto su irrupción en la política nacional, con 24 escaños. Todo es felicidad, pero de puertas para adentro esperaban mucho más. Sin ir más lejos, Podemos (42) y Ciudadanos (40) entraron por la puerta grande con más fuerza.

Y yo me pregunto. Si Casado tiene un poco de decencia ¿dimitirá? Como los entrenadores malos de grandes equipos dijo una semana semana antes de la cita con urnas que no se iría aunque se quedaran en 70… Ahí tuve muy claro que se veía perdedor, y peor aún… Que ES UN PERDEDOR.

Bernd Schuster, que jugó en el Madrid y el Barça y entrenó a los blancos, era un ganador nato. El 9 de diciembre de 2008 fue cesado porque días antes de jugar en el Nou Camp señaló que era “imposible” ganar allí.

Cuando tienes una vida (profesional) tan fácil (sueldos del partido, de empresas públicas por tener carné etc y no oler la empresa privada), cuando te sacas carreras y másters por ciencia infusa y en dos telediarios, cuando la soberbia te pierde (‘nombró’ a Rivera ministro de Exteriores y le intentó ‘tranquilizar’ de cara al debate conque no le atacaría y que estuviera tranquilo, por eso se quedó de piedra cuando le atacó) te vuelves tan tan previsible….

Me encantaría ver a Soraya ahora…. Y a Rajoy… y a Cospedal, que aupó a Casado a la gloria por pura venganza.

El PP no se merece a Pablo Casado. Dijo que con él todos ganaban. Desbandada, purga…. Es la hora de CAT, aunque tiene la empatía de los cubitos de hielo.

Otra cosa. Que nadie se llame a engaño. Vox ha robado mucho del PP… Pero no todo. También han pillado cacho los de Abascal de la extrema izquierda. Ya sé vio en Andalucía


Deja un comentario