Inés Arrimadas, la brisa de Cádiz

Inés Arrimadas, la brisa de Cádiz

Etiquetas:

Categoría: Política

Con cinco entrevistas publicadas en menos de un año y medio, incluyendo esta, casi me atrevo a aventurar que para 2021 firmaré la biografía de Inés Arrimadas, la gran sorpresa de esta campaña electoral, junto a Cayetana Álvarez de Toledo, con la que me veré en Madrid en persona tras las elecciones… Pues así me lo ha prometido su asesor. Y es que argumenta la popular que hay preguntas que es mejor tratarlas cara a cara.

Volviendo con mi paisana, debo contar una anécdota que ocurrió en la última Masterclass de Oratoria de Alfredo Urdaci (la próxima es el 9 de mayo). Nos puso mi maestro y amigo (y espero que jefe muy pronto) un montón de vídeos de Evita, Martín Luther King, Obama, Gore, Felipe, Jobs, etc, etc.

Al final, en el debate, saqué el discurso de presentación de Arrimadas en Alcalá de Henares el pasado 23 de febrero (¡¡menuda fecha!!) como candidata a las generales por Barcelona.

En un momento dado, se le quiebra la voz y confiesa que aún le tiemblan las piernas cuando habla en público… No me lo trago. Demasiadas millas recorridas, ¡¡¡’chavala’ (me gusta esa expresión suya)!!!!

Recuerdo que en cuanto vi aquellas imágenes, consulté con mi amigo José Miguel Sánchez (www.jmiguelsanchez.com), uno de los Top 100 Speakers de España y psicólogo del trabajo y del deporte. “Mostrarse vulnerable siempre gusta”, me dijo. Ya sea al lector, al oyente…

Pero quiero profundizar más. Y hablé con varios expertos. En ese “aún me tiemblan las piernas” reivindica que sigue siendo una novata, que es aire fresco… No como los otros. Los otros.

Lo que tengo muy claro es que pase lo que pase el domingo, el lunes o dentro de un mes, uno de los ganadores de estas elecciones es ella.

El papel de secundaria le favorece, sobre todo en estos días de debate, que el barcelonés no sale.
Ayuda a su líder que toma las decisiones, lucha en la cabeza y… se desgasta.

Si Ciudadanos consigue un buen resultado, gana. Si es malo, aunque lo niegue, también. Y es que tanto Casado como Rivera han metido en Génova 13 y en Alcalá 253 a dos mujeres de armas tomar, a dos leonas.