Vox: no eres España. Abascal: no eres el Mesías

Vox: no eres España. Abascal: no eres el Mesías

Etiquetas:

Categoría: Política

Salía de cenar por los Madriles con uno de mis mejores amigos, Gabi, y de pronto, vemos un montón de gente por la Plaza Colón.

El periodista que llevo dentro nunca descansa, quizás porque nunca terminas de conocer la verdad. Ni el mundo entero.

Eran las once y pico de la noche y veía banderas españolas… Tate, ¡¡¡¡¡los de Vox!!!!! Allá que fuimos

Una vez más, salió mi lado más friki y me hice foto con la banderita -hace años me saqué una con la de la URSS en una mani estudiantil en Palencia-. Sinceramente, no sé qué c… pintaba ahí, pero bueno. Es bonita, todo hay que decirlo.

Había allí sobre todo chavales, muchos chavales, alguna familia completamente equipada, hasta con perro, y viejos nostálgicos del régimen de Franco. Por haber había hasta un chico con pendientes, y el de color que sale en la tele.

De vez en cuando, alguien gritaba viva España y todos al unísono le seguíamos, lo malo era cuando se producían muchos vivas seguidos y ya no te enterabas, era un lío, por lo que optabas por cumplir… Porque podía ser:

  1. España (otra vez).
  2. El rey (soy republicano, aunque creo que Felipe VI se está ganando el sueldo).
  3. Los toros.
  4. Abascal
  5. Ortega Smith
  6. Franco. (no vi ningún pollo ni símbolos neonazis)
  7. José Antonio
  8. Las papas aliñás
  9. La caza del jabalí
  10. La caza de la perdiz
  11. José Tomás
  12. La morcilla de Burgos
  13. El arranque roteño
  14. ¿¿Los novios?? Yo juraría que lo llegó a decir el sufrido speaker sin micrófono.

Como si estuviéramos en Semana Santa aguardando el paso, y viviendo con gran excitación la llegada del Mesías de la derecha (y del país, ya puestos), de repente, apareció uno de sus apóstoles, Iván Espinosa de los Monteros, eufórico y jaleando a la gente contra mis compañeros de La Sexta.

“¿¿¿¿¿Dónde están los de lasexta?????”, clamaba.

Y entonces llegaba la catarata de insultos… éramos los demonios. Una vez más. Quizás algo tuvo que ver esto….

https://www.lasexta.com/noticias/nacional/espinosa-de-los-monteros-vox-condenado-por-no-haber-pagado-a-la-constructora-que-reformo-su-chalet-de-lujo-video_201904105cadeb510cf2c866b01d1f9a.html

Y entonces sentí una enorme tristeza, rabia y cobardía por no poder acercarme y decirle que no estaba de acuerdo, que ese no es el camino. Lamentablemente, periódicos, radios y televisiones no se han plantado ante el escrache al mensajero, que podrá ser más parcial o menos, pero es el mensajero, y es lo que da sentido a la democracia, a esta nación.

Porque la España que yo amo, la España en la que yo creo y por la que lucho, y cuyo himno pusieron y con el que me cuadré y emocioné como siempre, es la que admite la pluralidad. Es roja y gualda, y la franja amarilla es ancha, anchísima, y allí cabe todo y todos: orientación política, sexual, religiosa….

Y son muchos los que la amamos. Incluso los que también prefieren cierto tono morado en la parte de abajo.

Hay sitio para todos, de hecho, nuestros abuelos lucharon (todos) por una España mejor. No creo en las dos Españas, creo en una. La de mi abuelo Domingo, que fue de los primeros en sacarse el carné del Partido Comunista en Puerto Sagunto, y la de mi abuelo Luis, coronel honorífico y comandante en mi pueblo, al que bastante gente quería. Alguno aún conoce la historia del cartero rojo, al que ayudó siendo un chaval a sacarse unas oposiciones sabiendo cuál era su credo.

Estamos más cerca de la España de la reconciliación. Por cierto, ¿no sería mala idea enterrar al presidente Azaña en el Valle?

Mientras, Espinosa de los Monteros reía como un condenado (perdón por el chiste fácil), disfrutaba a carcajadas con los insultos a Lasexta. ¡Menudo talante! Ya lo demostró también con una compañera de Cuatro, humillándola en público y casi poniéndole el altavoz en el oído como un hooligan.

Tras colocarse una pantalla grande junto a nosotros, llegaron Santiago Abascal y compañía, y se pusieron a los pies de la estatua del heroico Blas de Lezo, el medio hombre.

El político vasco, que también intenta construirse un relato de salvapatrias, comienza con una aseveración: la noche del 28 todos los partidos dirán que han ganado, pero ellos ya lo han hecho. De eso no hay duda porque la subida será de aúpa.

A renglón seguido, carga contra los malos, comenzando por la prensa. El victimismo vende, y si puedes tapar todos los canales de comunicación y reducirlos al tuyo, mejor. Y yo me pregunto… Ellos sacaron el tema de las balas, los medios nos hicimos eco de ello con portadas y abriendo informativos, y los el resto de partidos les atizaron… Y como un boomerang, rebota en ellos y nos lapidan. Nosotros exageramos, nosotros inventamos… Y ellos están solos, los antisistemas de la derecha, los auténticos.

Es una estrategia simple y efectiva, sobre todo si la multiplicas por 1.000 en las redes sociales, un departamento que dirige casi sin recursos un auténtico mariscal de la ciberestrategia, Manuel Mariscal, número uno por Toledo y artífice del éxito de Vox en Andalucía, con unos mensajes que calaron entre los más jóvenes. Sencillos, breves, a menudo perniciosos y rozando y a veces creando fake news.

Y de repente, miran para atrás porque alguien grita… ¡¡¡¡¡¡Están tirando gas pimienta!!!!!!

¿Falsa alarma? No queda claro. Dicen que hay gente tosiendo y dos encapuchados corriendo. De todos modos, el ayuntamiento de Carmena y la delegación del Gobierno se cubrieron de gloria: dos furgonetas de la Policía Nacional para toda la plaza de Colón y colocadas muy a lo lejos. Podía haber pasado cualquier cosa. Y había niños.

Pide silencio ‘nuestro’ líder para que escuchemos con respeto el himno de España, como si tuviera que pedirlo…

Y enseguida video electoral, machaconamente repetido cuatro veces… El PSOE es el enemigo de España .,… Foto de ZP adormilado, Sánchez , Torra, Puigdemont…. Música siniestra…. Y luego se hace la luz con música de peli épica y ellos, los salvadores… Y vengadores.

Al día siguiente tienen que madrugar (la de organización comenta a uno que tenemos al lado que salen a las 7,30), se van a Covadonga a hacerse una foto junto a la Virgen y su candidato allí. Como católico tibio que soy, me repatea.

Al igual que la bandera, esta Madre acoge a todos sus hijos, incluso a quienes la odian.

La gente se va tranquilamente (pensé que podía haber incidentes) y nos cruzamos de vuelta a casa con cinco chavales que se reparten las tareas para la difusión en RRSS.

En mi entrevista con Mariscal, este me soltó un comentario que puede sonar a bravuconada… o no. “Abascal puede ganar unas elecciones sin ir a un debate, la clave está en internet”. El 28 lo veremos.

Por cierto, resultó significativo y un gran gesto de cara a la galería que Abascal dijera que no iba a pedir el voto porque es una “ordinariez” lo que plantea la ley, la Junta Electoral Central. Igual también lo es que determinados partidos sean legales.