Tía Conchita

Tía Conchita

Categoría: La vida

Ella le ganó la partida al coronavirus. Su hermana no.

La fe les ayudó para afrontar el destino con la cabeza bien alta, con dignidad, mirando hacia adelante y hacia arriba (ultreia et suseia). Las dos. Una para seguir viviendo y la otra para marcharse.

Y ahora que vengan las olas que tengan que venir.

PD

No hay lugar para el miedo, el pesimismo y la amargura ante un final inevitable.

Esos tres enemigos del alma y otros sí que son evitables.

Contra el miedo… Humor

Contra el pesimismo… Esperanza

Contra la amargura… Un recuerdo bonito

Contra la oscuridad… Luz

Contra las lágrimas… Una sonrisa

Contra la muerte… Fe

Ultreia et Suseia.

Esta foto es muy divertida. Habló mi tía con mi hermana por videoconferencia cuando estábamos mi hermano y yo con ella en su casa. Y dijo que como mi tía estaba un poco malita del estómago, se tenía que comprar agua mineral.

Bajé corriendo a por botellas (yo hago las cosas casi sin pensar) y le busqué magdalenas de la marca La bella easo, sus preferidas. No había. Solo panes de leche.

Cuando nos íbamos le puse la bolsa de esos bollitos para hacerle una foto en plan anuncio. Pensé que igual se enfadaba. Y qué va! Echó a un lado mi bolsa y se hizo foto con esta que tenía, con sus magdalenas.

Es muy sano reírse de uno mismo!!!!! Incluso cuando la vida te castiga con saña.


Deja un comentario